Protectores bucales deportivos ¿cuál es el más adecuado?

Los protectores bucales son elementos que, adecuadamente diagnosticados, y cumpliendo los requisitos mínimos exigidos en cuando a adaptabilidad, ajuste, diseño y material de fabricación, son esenciales para la prevención de traumatismos no deseados, no sólo a nivel de dientes sino también de encías, lengua, labios, mucosa yugal, mandíbula, cóndilos y vértebras.

Estos dispositivos no sólo tienen su efecto a nivel dentoalveolar sino que hay estudios que demuestran que amortiguan la presión intracraneal y la deformación de los huesos del cráneo que se produce tras un fuerte impacto. Si bien su reemplazo debería producirse al cabo de un año, en edades más tempranas y fruto del crecimiento de los maxilares, se deben readaptar o cambiar con mucha mayor periodicidad.

Básicamente existen tres tipos de protectores: los stock mouthguards comercializados con medidas estándar, los boil&bite conformados y adaptados directamente en boca mediante calor y los custom made fabricados a medida sobre los modelos del paciente. Estos últimos son, sin duda alguna, los que mejor se adaptan y resultan más confortables para el deportista.

Sin embargo considero que en la actualidad su uso debería estar mucho más extendido, no sólo a nivel profesional, sino también amateur, empezando a utilizarse desde la temprana edad. Por ello, el abanico de posibilidades es muy amplio, permitiendo multitud de colores y personalizaciones que hacen más atractivo su uso.

 

____
Dr. Manuel Máiquez Gosálvez DDS PhD
Secretario Académico del Grado en Odontología
Profesor de Odontología y Deporte
UCAM Universidad Católica San Antonio de Murcia

 

.